6.6.10

La mecánica de una putada de amor

La observa de reojo. Sus piernas kilométricas y el cigarro de después. Desnuda sobre su cama, allí donde las sábanas se enredan entre sus cuerpos de fuego y destilan pasión. Y, durante un instante, alcanzan la rima perfecta para después erupcionar en miles de sílabas impares, al igual que si ellos fuesen un volcán o una bomba de relojería a punto de explotar. Porque ella es dinamita y él, las veces, hace de detonador.

Pero por mucho que la observe de reojo, sus piernas kilométricas y el cigarro de después, desnuda sobre su cama; sabe que la suya es una de tantas otras y que nunca viene acompañada de su propio corazón, ya que lo ha dejado olvidado en algún contenedor. Y es que para ella no existe hombre que supere a la basura, por eso ha iniciado una mecánica encadenada que desemboca en putadas de amor.

6 comentarios:

Nicir dijo...

O.O
Jo-DER
esta entrada es tremendamente WAAW!!

Besazos! :)

Personita dijo...

Las putadas de amor deberían estar prohibidas.

Beso :)

MBree dijo...

Mientras ella se lo pase bien con los detonadores que escoje, que haga todas las putadas de amor que quiera ¿no?

Smily dijo...

Dios, muchacha, me explicas cómo haces para escribir así?

Carlos dijo...

Es triste que tantas personas acaben dejando su corazón en un contenedor para evitar recibir más golpes y que no duela tanto.
Pero bueno, si sigue tirando algo de bueno tendrá su vida, ¿no?
Un beso

Dara Scully dijo...

las piernas kilométricas me dan hambre a veces.


sonrisademapache